Últimas noticias

Las 10 señales de la ludopatía

Aprende a detectar las 10 señales de la ludopatía. Nuestros Detectives Privados te ayudarán a combatir con el problema. Con la llegada del verano se dispone de más tiempo libre, y esto implica aumentar una serie de riesgos. ¿Sospechas de alguien cercano o de tu entorno que ha caído en este mal? La solución inmediata es la contratación de un detective privado.

10 señales ludopatía

No es agradable que las personas caigan en la ludopatía. Por eso, ante la más mínima duda, has de poner remedio cuanto antes. Lo mejor es contactar con profesionales de la Investigación Privada, pero te vamos a ayudar a que des el paso. Éstas son las señales más evidentes, sintomáticas y reveladoras de que alguien sufre ludopatía.

10 síntomas para detectar la ludopatía

Nuestro consejo como detectives expertos en investigar ludopatías es que atiendas a estos 10 indicios para detectar la ludopatía. Ten en cuenta que el primer paso, que es demostrar con pruebas que una persona lo padece, solo lo podrás dar con ayuda de nuestros Investigadores Privados.

1. Negación del problema y mentiras

Se trata del principal y fundamental problema por el que, si no se soluciona, persistirá la ludopatía. Como en casi todas las adicciones, la persona que lo sufre niega que efectivamente lo padezca. Es más, miente sobre dónde pasa tanto tiempo mientras se da al juego. Ahí entramos en escena los Detectives Privados. Se trata de la parte más primordial: demostrar que efectivamente se sufre esa adicción con pruebas fehacientes y verídicas obtenidas de manera lícita.

Esta obtención de pruebas no solamente ayuda a quien nos contrata para demostrar esa adicción al juego de su persona cercana. También ayuda a la propia víctima a que empiece a reconocer que, efectivamente, sufre de un problema (solución existente si se detecta a tiempo). Por lo tanto, el primer síntoma es que se niegue. Y, ante ello, la labor de un Investigador Privado es única y absolutamente vital.

2. Trastorno del carácter

Cuando una persona sufre una adicción, si no tiene lo que imperiosamente necesita se va a poner nerviosa. Es un grave problema a los que se añaden agravios psicológicos, y en el caso de la ludopatía no lo es menos. Un ludópata sufre trastorno del carácter si no puede jugar. Simplemente lo necesita. Apostar, arriesgar y pugnar se ha convertido en acciones casi más primordiales que descansar o comer.

Sus emociones y estados de ánimo dependen exclusivamente del juego, afectando negativamente a su manera de comportarse. Tensión, impaciencia, irritación, remordimiento, ambición… deja de ser la persona que era para convertirse en otra totalmente diferente. Todo ello acuciado por la necesidad de jugar y de ganar.

3. El juego es lo más importante

Esta expresión lo llevan al límite. Realmente son capaces de todo para que simplemente opten a poder jugar, llegando a cometer acciones perjudiciales que afecta negativamente a su estado social y económico. Además, desatienden el principal consejo de la Dirección General de Ordenación del Juego que aboga por un juego responsable. Su único foco es el juego y de ahí no se moverán.

Esto hace que su mente solamente está puesta en este mundo. Recordar experiencias del día que ha tenido con respecto a ello, maneras de mejorar o cómo obtener más dinero para poder seguir jugando…

4. No existe diversión

Un ludópata no juega porque quiere divertirse, sino porque tiene un grave problema de adicción, tal como sucede con el tabaco, alcohol o las compras compulsivas. Rara vez este tipo de personas sonríen o se les ve divirtiéndose jugando. Su mirada no es la de alguien que se lo pasa bien, sino la de alguien que necesita urgentemente su dosis de juego.

5. No existen las relaciones sociales y/o profesionales

Cuando el juego es lo más importante, se abandonan todo tipo de preferencias. Todo esto pasa a un tercer y cuarto plano. Da igual esa entrevista de trabajo o la reunión de amigos que hacía tiempo que quería. Solamente importa el juego. Ni la familia, ni el trabajo, ni los amigos o, ni siquiera, la pareja.

Desaparecen las reuniones sociales con los amigos, los planes de pareja y la responsabilidad de ser mejor cada día en el trabajo. No hay tiempo para nada más que no sea apostar.

6. Su principal misión es conseguir dinero… cueste lo que cueste

Para este tipo de adicción la materia prima es el dinero. Y no importará lo que tenga que hacer para conseguirlo. Pedirlo prestado, sacarlo del banco. Intentan conseguir dinero de donde sea solo para poder jugar. Si ven que ya no lo tienen, lo que llega a provocar el endeudamiento suyo y el de las familias, llegan a caer en acciones aún más graves y delictivas como robarlo.

Se juega con su dinero y con el que no pueden perder. Hablamos de dinero destinado a la educación de los hijos, letras, hipotecas, ahorros de toda la vida… no hay remordimientos porque su foco solamente está centrado en el juego.

7. Las cantidades jugadas son cada vez más grandes

Lo que todo comenzó como una pequeña acción semanal de escasas apuestas ahora se ha convertido en una necesidad imperante de muchas veces al día. Esto hace que las cantidades apostadas sean cada vez más grandes. Y que necesite cada vez más dinero para ello.

Viven cegados en su mundo ludópata y no importa lo que puedan llegar a hacer. Lo que en su día era una cuantía pequeña y nimia ahora se ha convertido en un montante importante de dinero. Eso lleva a problemas más graves como endeudamiento, robos, depresión e incluso, inevitablemente, a familias rotas y desestructuradas.

8. Se intenta recuperar el dinero perdido… jugando más

Directamente relacionado con el punto anterior. Se dan cuenta que pierden dinero, así que siguen apostando más para poder ganarlo. Como quieren recuperar lo perdido rápidamente, hacen que las apuestas crezcan todavía más.

Es un circulo vicioso que agrava la pérdida de dinero de manera palpable y evidente. Este hecho acelera el proceso que comentábamos anteriormente de endeudamiento y, por ende, depresión, estrés, abatimiento, trastorno del carácter…

9. Múltiples intentos fallidos para dejar el juego: no puede parar

Existen casos donde la propia persona se da cuenta que su ritmo de adicción ya es exagerado: gasta mucho en el juego, empieza a perder relaciones personales… y quiere empezar a dejarlo. Pero no puede, y no es la primera vez que lo intenta. Sencillamente no puede parar lo que, más allá de una costumbre, es un mal hábito: una grave adicción en toda regla.

Es evidente pero no por ello menos destacable que un ludópata siempre tendrá graves problemas para dejar el juego. Por eso toda la ayuda que se le pueda prestar es primordial.

10. Depresión, tendencias suicidas

El último y más desagradable de los síntomas que casi más refleja una consecuencia de inacción absoluta. Con el dinero ya perdido (no solamente el suyo, sino el de su familia, el de la hipoteca, el de la educación de los hijos…) y la familia absolutamente rota (divorcio de por medio), a la persona ludópata solo le queda la salida de la desesperación.

Esto, a veces conlleva otra adicción como la bebida y las drogas, enfermedades como la depresión o incluso tendencias suicidas. Situaciones que hay que evitar siempre antes de que sea demasiado tarde.

Tipos de jugadores

Hay que prestar atención a los tipos de jugadores, ya que no todos son ludópatas. Sirva esta breve clasificación para saber distinguir entre un potencial ludópata y otro que no lo es.

Jugadores sociales

Solamente lo hacen por placer o por socializarse. No corren ningún tipo de riesgo, ya que en ocasiones ésto no lleva ni siquiera implícito el gasto de dinero. Además no dependen del resultado del mismo para su bienestar. En el caso de que hubiera mínimas apuestas, se tienen una perfecta regulación de las mismas.

Jugadores profesionales

No lo hacen por diversión, sin embargo calculan muy bien sus opciones a la hora de ganar. Especialmente los jugadores profesionales de póker, por ejemplo.

Jugadores problemáticos

Su conducta de juego diaria le supone en ocasiones determinados problemas, bien sea en términos de carácter o de dinero. Además, no tiene un control sobre su gasto ni sobre sus impulsos al mundo del juego. Pese a que no deja de lado las relaciones sociales y profesionales, está en la línea antes de llegar al estado más grave de todos.

Jugadores patológicos

Su dependencia del mundo del juego es total. Sufre todas las señales anteriormente indicadas y necesita urgentemente enfrentarse a su grave problema.

Cómo se ayuda a un ludópata

El primer paso para ayudar a un ludópata es que reconozca su adicción. El precio de nuestros Detectives Privados no es nada caro en comparación con las terribles consecuencias que se llegarían a experimentar si no se evita.

Se necesitan pruebas reales y verídicas obtenidas de manera lícita, para que se pueda advertir la triste realidad que le rodea. Para todo ello, nuestros Detectives Privados le darán la solución. Demostraremos, con la obtención de todo tipo de documentos, la situación que vive la propia persona para que se pueda reconducir y reparar tal conducta.

Una vez que haya dado el primer y fundamental paso reconociendo, mediante la presentación de las pruebas, su ludopatía, todo irá ya encaminado. Contratar un Investigador Privado, en este aspecto, aportará muchas más ventajas al respecto que si se obvia su contratación.

Beneficios de demostrar la ludopatía con un Detective Privado

Es innegable la gran ayuda que proporciona un Investigador Privado para frenar la ludopatía. Sin duda el  mejor método para ayudar a una persona ludópata.

1- No hace falta preguntar a la persona

Esto solo lo pondrá más nervioso/a, entrará en fase de negación, irritación, comportamiento irascible, etc. Con las pruebas de un Detective Privado contarás con toda la información que necesitas para actuar y para poder demostrar la auténtica verdad.

2- Son pruebas incuestionables

Las pruebas obtenidas por un Detective Privado son incuestionables. La persona ludópata se está viendo ahí reflejada y no tiene cabida ningún tipo de negación real. Sus actitudes agresivas con respecto al juego, su mirada enferma por ganar, todo el tiempo empleado y que desperdicia en ello. Se verá reflejado y bastarán unas simples muestras para que no necesite más argumentos.

3- Puedes anticiparte a sus acciones

Desde proponer a la víctima alternativas más saludables como la de motivarle para el cambio, brindarle apoyo real e incluso anticiparse hacia posibles acciones de recaída o peligrosas. En todo momento vas a disponer del control de la situación si tienes demostrada, con todas las pruebas, la auténtica realidad gracias a nuestros Detectives.

Contacte con Accésit y ponga fin a las adicciones de los seres queridos

Si quieres poner fin a la ludopatía y mejorar la calidad de vida, no lo dudes más y ponte en contacto con Accésit Detectives. El primer paso siempre es el más complicado, y por eso nuestros Investigadores Privados te ayudarán a darlo. Acaba con todo tipo de adicciones y recupera la felicidad en tu entorno.

Si nececesita un investigador póngase en contacto con nosotros las 24h

PRESUPUESTO SIN COMPROMISO

Nuestras Menciones como Investigadores